En la oficina o en la playa, llévate una bote – ensalada

Si en la oficina eres un auténtico gurú del “tupper” y apenas lo estás destapando, tus compañeros te preguntan qué es lo que traes hoy, esta entrada te interesa incluso aunque estés de vacaciones.

De acuerdo, quizá estás de vacaciones y tus fiambreras se encuentran a buen recaudo en un armario de la cocina de tu casa – desordenadas y sin tapa, como siempre – a cientos de kilómetros de distancia y lo último que te apetece es leer un artículo sobre cocina saludable para llevar a la oficina pero también es posible que no tengas tanta suerte y estés pensando con resignación qué comida prepararte para llevar mañana al trabajo.

Sea cual sea tu situación seguro que en más de una ocasión has decidido prepararte una ensalada para llevar (a la playa o la oficina, ahí no entramos) y el resultado ha sido nefasto: si pones el aceite, la lechuga se ablanda y queda con un aspecto poco apetecible. Si en cambio, te lo llevas en un recipiente aparte, siempre corres el riesgo de que se derrame por el camino arme un estropicio en la bolsa donde lo transportas… ¿Te va sonando?

Pues aunque seguramente nunca hayas reparado en ella, hay una solución muy sencilla para evitar esos inconvenientes: la organización… sí, has leído bien “or-ga-ni-za-ción”. Solo necesitas un bote grande de cristal, cuanto más alto mejor, y organizar los ingredientes de forma que los más susceptibles de ser estropeados por el aceite o la salsa que hayas decidido poner en tu ensalada, se encuentren lo más alejados entre sí.

Organiza tu ensalada en un tarro de cristal y tómala como recién preparada

bote ensalada ingredientes

Abre la nevera y sé creativo, seguro que tienes ingredientes para hacer una buena ensalada

Por ejemplo, abres la nevera y tienes unos tomates, un poco de lechuga, un bote de maíz abierto, un par de zanahorias, pepino y unas aceitunas negras. En la despensa hay un paquete abierto con un poco de pasta y te queda una lata de atún, ¡perfecto! con eso podemos hacer una comida bien sana, solo sigue estos pasos:

Bote ensalada comida sana

Con un bote de cristal y un poco de organización, ensaladas siempre frescas

  1. Cuece la pasta al tiempo que vas pelando y preparando el resto de ingredientes (pela el pepino, corta los tomates, ralla la zanahoria, etcétera). Importante: asegúrate de lavar y secar bien la lechuga. Mantén cada ingrediente que compondrá tu ensalada por separado.
  2. Cuando la pasta esté lista, enfríala bien para que no estropee el resto de ingredientes en el momento en el que la vayas a disponer en el recipiente.
  3. Ahora que lo tenemos todo listo viene lo interesante. En el bote de cristal, que como comentábamos arriba deberá ser amplio y cuanto más alto mejor, coloca los ingredientes por este orden:
    • Lo primero, la salsa (vinagreta, aceite y sal, césar…) que quieras utilizar
    • A continuación introduce el atún, las aceitunas, el maíz y la zanahoria
    • Ahora es el momento de la pasta, el pepino y el tomate
    • Por último, colocaremos la lechuga y ¡listo!

Durante el transporte, procura llevar el bote lo más recto posible para evitar que el aceite o la salsa entre en contacto con los ingredientes más sensibles. A la hora de comer, simplemente agita bien y vuélcalo o tómatelo directamente del bote. Sencillo pero práctico ¿verdad?

Como ves, los ingredientes de la ensalada es lo de menos, el límite lo pone tu imaginación, lo importante es que tengas bien en cuenta cómo se comportan en contacto con la salsa a la hora de organizar tu ensalada.

Si tú también tienes buenas ideas a la hora de preparar tu comida para llevar, ¡no dudes en compartirlas con nosotros!

DianaEn la oficina o en la playa, llévate una bote – ensalada

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *